Mariam Martínez-Caro. Tarde de lluvia