Edward Wesson

Landscape with trees

Artículo publicado originalmente en el nº 67 de la Revista Acuarelas de la AAM.

Edward Wesson (1910 – 1983) sigue siendo un pintor popular y conocido principalmente como acuarelista, aunque también pinto óleo, y a su vez por su amplia trayectoria como profesor y escritor de artículos en revistas de temática pictórica.

Fue muy prolífico y decía que “solo una de cada cuatro pinturas realizadas valía la pena conservar”. Las desechadas generalmente las regalaba a los estudiantes de sus cursos, que realizó por todo el Reino Unido, Francia e Italia y algunos otros países de Europa.

Westminster from The Thames

Nacido en los últimos días de la era eduardiana (abril de 1910) en el barrio londinense de Blackheath, al dejar la escuela en 1926 comenzó a trabajar en la industria textil.

Su interés por la pintura surgió hacia 1930 y comenzó a llenar su tiempo libre con bocetos realizados en Greenwich Park, familiarizándose con los árboles del parque y las vistas lejanas de Londres y el Támesis.

Fue después de su matrimonio en 1937 cuando se interesó más por la pintura y empezó a estudiar con diversos profesores, entre ellos el acuarelista E. W. Haslehust y el pintor Adrian Hill.

Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo en el Medio Oriente, Sicilia e Italia, donde se encontró con Ascanio Tealdi, un pintor toscano, que fue responsable de que aprendiera a pintar al óleo.

A los tres años de ser desmovilizado empezó a presentar sus pinturas al óleo a la Real Academia, siendo aceptadas. Sin embargo, nunca le aceptaron sus acuarelas, al contrario que el Real Instituto de Pintores en Acuarela y la Real Sociedad de Artistas Marinos.

TEMAS

Still life of roses

El paisaje inglés, particularmente los campos y caminos rurales, siempre fue un tema recurrente. Su autobiografía no se llamó “My Corner of the Field” por accidente.

Sus cursos, enseñanzas y demostraciones «en el campo» le proporcionaron abundante material, al igual que los caminos de Surrey, particularmente Guildford y sus alrededores, donde vivieron los Wesson durante muchos años.

El Támesis y sus barcazas fue otro lugar y tema favorito, y estas imágenes se encuentran entre las más admiradas de sus obras. Su propio jardín suministró gran parte del material para sus delicadas flores, generalmente composiciones sencillas de algunas flores en un simple tarro de mermelada o un florero.

La atemporalidad es una característica de sus imágenes. Aparte de la arquitectura de las escenas de la ciudad y el pueblo, no hay indicaciones de cuándo podrían haber sido pintadas y rara vez terminaba con una pintura fechada.

TÉCNICA

Para muchos de nosotros, la acuarela es el medio más difícil de todos pero, al mismo tiempo, el más bello. Por eso, cuando me preguntan cuál de todos los medios prefiero, mi respuesta es siempre: cuando sale, no hay nada como una buena acuarela.”

Street scene with figure

Para Wesson, la simplicidad era la clave de su trabajo, la simplicidad tanto en la composición como en los materiales. Pintó en la mejor tradición de la acuarela inglesa, simplificando y capturando la esencia de la escena frente a él con el menor número de pinceladas posible y utilizando pinceles grandes cuando era necesario y para eliminar la distracción de los pequeños detalles, que prodigaba poco y al final.

Su método consistía en colocar algunos puntos de lápiz en el papel para obtener puntos clave y luego directamente comenzaba con los lavados.

Washington Sussex

Su paleta se limitaba principalmente a unos pocos colores porque, en su opinión, «cuantos menos colores tengamos que conocer, más obtendremos de ellos, y cuando sólo hay unos pocos, más rápidamente entenderemos sus posibilidades«.

Llenaba sus pocillos con estos colores de tubo: Sienna, Amarillo Winsor (o cadmio), Sombra tostada, Rojo Light, Sienna Tostada, Azul Winsor, Cobalto, Ultramarino y Gris de Payne. El otro color que usó ampliamente fue la amalgama sucia de todos los colores usados en la paleta.

ENSEÑANZA

Sus alumnos le describen como “Excelente comunicador, combinó una mezcla de encanto, ingenio y comprensión con un gran deseo de transmitir entusiasmo en sus clases”.

Otras obras de Edward Wesson